Inicio | Articulos | Bocachica: el pueblo de las murallas que se ahogan

Noticias

Bocachica: el pueblo de las murallas que se ahogan

Fecha de publicación en Latinclima: Viernes, Abril 15, 2016
País: Colombia
Región: Suramérica
Año de publicación: 2016
Ruth Zabaleta y Jéssica González.
El aumento en el nivel del mar, producto del cambio climático, está amenazando las tradiciones y la vida diaria de la gente en Bocachica. También ha disminuido la pesca.

A 45 minutos de Cartagena de Indias, en el caribe colombiano, al sur de la isla de Tierra Bomba, se encuentra un pequeño pueblo de pescadores llamado Bocachica; un lugar lleno de historia donde cada ola trae un recuerdo y cada habitante tiene una versión sobre los hechos heroicos que ocurrieron ahí, entre las murallas del fuerte San Fernando.

En el Siglo XVII y XVIII, los españoles y sus esclavos construyeron en Bocachica uno de los fuertes que sirvieron para proteger a Cartagena de los piratas. Siglos después, son esas murallas las que están en riesgo. La amenaza: el aumento en el nivel del mar.

Ya no son los cañones, como los que derrumbaron el fuerte de San Luis (que también estaba ubicado en Bocachica) en 1741, los que amenazan este territorio. Hoy el mayor peligro es el mar. Aún se mantienen en pie los fuertes de San Fernando y San José. Sin embargo, este último está prácticamente bajo el agua. Tiene unos 10 centímetros de inundación permanente. Eso no es todo: La primera calle del pueblo, donde se ubicaba la casa del Virrey (que solía ser usada como lugar de veraneo por los cartageneros de clase alta) está siempre inundada.

El cambio climático y la falta de atención de las autoridades locales están acabando con este invaluable legado histórico, al tiempo que se está desaprovechando el enorme potencial turístico que tiene. Pocos viajeros paran ahora en Bocachica.

Los lineamientos del plan de adaptación al cambio climático de Cartagena de Indias calculan que en esta ciudad “pueden esperarse aumentos en el nivel del mar de 2 a 55 mm por año, que llegarían a alcanzar entre 80 cm y 1m para el año 2100”. Esto generaría, según el mismo informe, “pérdidas de grandes áreas de terreno y la extensión de las inundaciones ocurridas durante los periodos invernales”.

Según la líder del grupo de la tercera edad de Bocachica, Celis Julio Racero, esto es lo que más impacta a la población. “La naturaleza está cobrando su terreno”, dice ella.

Pescadores sin pesca

Pero no solo el aumento en el nivel del mar, producto del cambio climático, está amenazando las tradiciones y la vida diaria de la gente en Bocachica. Esta población también está sufriendo por la disminución de la pesca. El documento del plan de adaptación indica que “en la actualidad aproximadamente el 28% de la pesca en Cartagena proviene de especies que tienen una relación con los ecosistemas coralinos; sin embargo, el dragado del canal del Dique, que lleva el agua del río Magdalena a Cartagena, ha provocado que llegue una excesiva sedimentación a los bancos de coral.

“Por eso los peces huyen y los pescadores tienen que ir mar adentro a pescar, lo que lo hace caro por la gasolina”, cuenta con preocupación Eliecer Díaz Caraballo, un guía de la zona. La mayoría de los nativos de Bocachica vive de la pesca artesanal.

Bocachica necesita la misma atención que recibe el sector amurallado del centro de Cartagena, donde sí se han construido barreras para controlar el agua. Sin embargo, las peticiones de la población, que posee titulación colectiva de los terrenos de Bocachica, han caído en oídos sordos.

Hay un proyecto para revivir el pueblo. Algunas organizaciones privadas y ONG están planeando inversiones en la zona para promover un turismo inclusivo que le permita a Bocachica recuperar la riqueza de su patrimonio histórico y ayudar al desarrollo social de la zona. Sin embargo, como explica el historiador Gonzalo Zúñiga, líder del proyecto, avanzar y tomar decisiones en un territorio colectivo no es tarea fácil.

El tiempo sigue pasando y el mar subiendo mientras se concretan acciones para ayudar a la gente y salvar las murallas que alguna vez protegieron a Cartagena de los piratas, pero que hoy necesitan protección.

 

Artículo elaborado con el apoyo de la Earth Journalism Network

Copyright: