Inicio | Energia Verde | ¿Qué es energía y por qué la necesitamos?

Energía verde e inclusiva

con el apoyo de

¿Qué es energía y por qué la necesitamos?

Valle iluminado

La energía es la capacidad que tiene un sistema para realizar un trabajo. Nuestro organismo extrae la energía de los alimentos para funcionar, los motores de los vehículos recurren a la gasolina o diésel para moverse y el sistema eléctrico busca energía en el agua, el viento, el sol, el carbón o el petróleo.

Como la tenemos tan incorporada a nuestra vida cotidiana, olvidamos cuánto la necesitamos. Pero, basta que se interrumpa el flujo eléctrico para entrar en pánico porque se detiene la producción, las telecomunicaciones, el bombeo de agua potable , las calles se vuelven inseguras a falta de luz, se genera caos vial a falta de semáforos y algunos servicios de salud no se pueden ofrecer porque los equipos no cuentan con suministro eléctrico, además que la calidad de los medicamentos puede verse comprometida a falta de refrigeración.

Es importante anotar que la energía es lo que es, antes o después de transformarse. No se destruye, pero puede manifestarse de distintas formas como energía potencial, cinética o mecánica.

La energía potencial está asociada a la posición de un cuerpo, ya sea respecto a su altura (energía potencial gravitatoria) o sus propiedades elásticas (energía potencial elástica). Por ejemplo, el embalse de una planta hidroeléctrica es energía potencial a la espera de convertirse en cinética. Dependiendo de la altura a la que se encuentre ese embalse, así será su energía potencial.

La energía cinética está asociada al movimiento. Siguiendo con el ejemplo de la planta hidroeléctrica, cuando se abren las esclusas y corre el agua, esa energía potencial del embalse se convierte en energía cinética que permite mover las turbinas de la planta y con ello generar electricidad.

El concepto de energía mecánica permite englobar tanto la energía potencial como cinética de un sistema.

En Centroamérica, por ejemplo, mucha de la electricidad es generada a través de plantas hidroeléctricas. La energía potencial contenida en el embalse se transforma en energía cinética cuando se abren las esclusas y corre el agua para mover las turbinas.

Luego, y gracias a un alternador, esa energía cinética se convierte en energía eléctrica. Cuando, en una vivienda, una persona utiliza la estufa para cocinar los alimentos entonces esa energía eléctrica se vuelve energía calórica.

En todo este proceso, la energía sigue siendo la misma. Sin importar cuantas transformaciones haya tenido, ni cuán rápidas o lentas hayan sido. A esto se le conoce como ley de la conservación de la energía.

Lo que sí sucede es que la energía se degrada, es decir, pierde calidad. Como en cualquier proceso, una parte del material se aprovecha y otro se desecha. Con la energía pasa igual, la energía disponible se transforma en energía útil y el resto es energía de menor calidad como la calórica o sonora, aunque para nosotros como personas esa energía de menor calidad es vital en nuestra vida cotidiana.

Fuentes consultadas